logoMamografía.

La mamografía debe realizarse a partir de los 35 años cada dos años hasta los 40 años, a partir de cuando debe realizarse la mamografía anualmente, la edad de culminación de la mamografía anual no es clara, mis pacientes tienden a realizarse mamografías anualmente durante muchos años, las pacientes que han tenido un cáncer de seno deben realizarse revisiones semestrales y mamografías anuales, además de los otros estudios de extensión del cáncer de mama (ecosonograma abdominal, gammagrama óseo, examenes de sangre, etc...)

La mamografía permite evaluar lesiones pequeñas, no palpables, que la mujer no ha podido notar en su mama y que sin embargo están allí, esas son las lesiones que queremos encontrar, menores de 1 cm, y que permitan utilizar toda la tecnología para conservar la mama, la axila, la función del brazo y la estética del pecho femenino.

Las microcalcificaciones son lesiones de calcio con formas especiales y agrupadas, de tamaño muy pequeño, que pueden señalar la presencia de un cáncer que esté comenzando, por ello es importante evaluar las microcalcificaciones, detectar si están asociadas a tumor y por último hacerles una biopsia para determinar las características histológicas de las microcalcificaciones, éstas pueden dar un diagnóstico de carcinoma ductal in situ, susceptible de ser tratado con cirugía y radioterapia.

Las lesiones quísticas no pueden ser determinadas por mamografía, para lo cual es muy útil el ecosonograma, por ello la ecosonografía no suplanta a la mamografía, al contrario, son dos estudios que se complementan.

Las lesiones mamográficas de aspecto benigno tienen como características el ser de bordes muy bien definidos, redondeadas o calcificaciones grandes de aspecto como cotufas.

Las lesiones de aspecto maligno tienden a ser estrelladas, de bordes no bien definidos, irregulares, con microcalcificaciones en su interior.

La interpretación de la mamografía debe ser realizada por un radiólogo entrenado en evaluar mamografías, preferiblemente un radiólogo mastólogo.

Respecto a la mamografía convencional vs. la digital, lo importante es la calidad del estudio, los costos de la mamografía digital tienden a ser más altos que la mamografía convencional, desde el punto de vista de la utilidad de uno sobre otro, probablemente sea más fácil encontrar un mamógrafo convencional y un técnico radiólogo capaz de hacer una buena y útil mamografía con ese aparato, esto no significa que la mamgografía digital no tenga ciertas ventajas, como la capacidad de modificar la imagen antes de imprimirla, la imagen digitalizada tiene las ventajas de las fotos digitales, que pueden modificarse dentro de la computadora para obtener la mejor imagen posible.

En la siguiente foto se puede ver el mamógrafo, entre la lámina de plástico trasnparente y la lámina negra se coloca la mama, el mamógrafo comprime la mama con presión neumática hasta el punto de solo producir un leve discomfort.

foto16

En esta imagen se puede ver una lesión obviamente maligna de gran tamaño, es de notar los márgenes irregulares, de forma estrellada.

Una lesión de menor tamaño, de forma irregular, con prolongaciones estrelladas...

foto30

En la siguiente foto se ve gracias al aumento un nódulo con microcalcificaciones sospechosas en su interior, es mandatorio realizar una biopsia para descartar que sea un cáncer de mama. Esta lesión no se palpa y es un hallazgo mamográfico, encontrar una lesión maligna temprana es lo más deseable para la paciente, los porcentajes de curación son casi el 100 %, para detectar esta lesión es necesario la evaluación de la paciente por el mastólogo y la realización regular de mamografías.

 

Fernando Godayol
Cirugía General, Mastología

info@tumastologo.com
0412-6219773
0212-5500250

0212-5505171